...Un vacío que quiero llenar...

Publicado en por Busquedas...Verdades Infinitas

Mi historia comienza cuando mis padres adoptivos, luego de 9 años de casados, y tratando de hacer lo posible para tener un hijo, descubren que mi madre era infértil. Deciden adoptar. Anotándose en  cada Juzgado para poder cumplir su sueño, el tiempo pasaba y no lo conseguían, aún cumpliendo los requisitos solicitados. Ya sabemos de la burocracia de éste país y su relación respecto a los trámites de adopción.


Es así que una “conocida de mi madre”, le comunica que una vecina de sus suegros, residente en Monte Grande, provincia de Buenos Aires, su nombre es Antonia de Stachuk, tenía a su cuñada residente de la ciudad de San Vicente, provincia de Misiones, su nombre es/era María Elena Skripka de Sak, que podía llegar a ser el nexo para poder tener el tan ansiado hijo que mis padres querían. Mis padres se contactan con esta mujer, cartas y llamadas telefónicas de por medio, les comenta que hay una nena, Yo, que vivía con su abuela quién no me podía criar por cuestiones económicas, y deciden iniciar los trámites en cuestión. Esta mujer les pide dinero para poder agilizar las cosas, y mis padres acceden. Una carta, fechada el 10/01/85, que tengo en mi poder, muy difícil de entender, casi ilegible, demuestra en que “invirtió” el dinero.


Llegué a ellos en diciembre del 1984, con aproximadamente 8 meses de edad, me trajo Elena desde Misiones. Acompañada por unos papeles que en teoría tenían los datos de mi primera etapa, para poder hacer las cosas de manera correcta ante la Ley, pero no sirvieron de nada. Solo eran Informes estadístico de Nacido Vivo emitidos por el Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Misiones. Ahí figuran los datos de mi supuesto día de nacimiento, quién presenció el parto, que casualmente fue esta “señora”, el médico que lo firmó (Dr. Juan Carlos Gualpa – Mat Prov 1054) etc, etc. Pero, hay dos de ellos, y se contradicen, a mi parecer no sirven de mucho. Tuvieron que hacerse las cosas del modo que no se hacen, anotándome como hija legítima de mis padres, cosa que ninguno de los dos, pretendían hacer, pero, no les quedó otra alternativa.-


En fin, luego del encuentro con mis Papis, mi padre llevó a Elena a Monte Grande, nunca se supo más de ella, exceptuando esa carta fechada el 10/01/85. La dirección a la que se dirigió Elena fue: Calle Condarco 2561 – Monte Grande – Bs. As. Se comunicaban telefónicamente mediante el teléfono de un vecino de ésta dirección el Nro era 4290 – 0287.- 


Pero cuando yo tenía 9 años aproximadamente, (estamos hablando de que corría el año 1994) un sábado bien temprano en la mañana, aparece Elena en mi casa de La Pampa. Mi madre la hizo pasar, llamó a mi padre y conversaron amenamente hasta que, tiró la bomba de que mi madre biológica pretendía compartir mi tenencia con mis padres adoptivos, a no ser que mis padres le dieran una suma de dinero acorde a “su sacrificio” (ja - ja). Además, comentó que había tenido problemas legales en su pueblo (San Vicente) y se había tenido que ir a vivir a Buenos Aires, a la casa de su hermana (Antonia). Mis padres no accedieron a su petición, y amablemente “la echaron”. Ella se fue, ofendida, pero por suerte nunca más volvió.

Evidentemente, ella sabe quien es mi madre biológica.-

 
Quiero que se entienda que siento dentro de mi corazón que mi vida comenzó a partir del momento que llegué a mis padres. Ellos pecaron de ingenuos, quizás en la vorágine de ser papás   y esta mujer se aprovechó de eso. Porque podrá haber sido casi analfabeta, pero para remarcar “su sacrificio” y pedir “recompensas” fue la más idónea.

 
Vuelvo a repetir que mis padres son mis padres de corazón, quienes me adoptaron con todo el amor del mundo, criándome y educándome con todo el cariño, el amor que una Familia puede brindar. Mi identidad como la persona que soy hoy es por todo eso, pero, ellos entienden mi necesidad de encontrar mi identidad biológica. No pretendo mucho, sólo saber quien es mi “madre biológica”, si tengo hermanos, quién fue mi padre, preguntas existenciales sobre un vacío que quiero llenar.

             

Etiquetado en Busquedas

Comentar este post